Conferencia "El patrimonio documental en Argentina"

El pasado 7 de febrero, dentro de las actividades del Máster CALSI, Marta Rufeil, profesora de la Escuela de Archivología de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), impartió en la Universitat Politécnica de València la conferencia titulada "El Patrimonio Documental en Argentina", al objeto de hacernos conocer de primera mano cuál es la tradición documental en Argentina, y cómo se desarrollan los estudios de Documentación, trabajo, etc., en Sudamérica.



La magíster Rufeil empezó por situarnos geográficamente haciendo una descripción de la situación actual en Argentina y los problemas derivados. Es un país muy amplio con comunicaciones muy difíciles, lo cual provoca que las relaciones entre las provincias sea conflictiva, se ha de pasar por Buenos Aires obligatoriamente para ir a cualquier punto del país.

En cuanto al tema de los estudios de Documentación, señaló que la Universidad Nacional de Córdoba fue la segunda universidad en crease en los territorios americanos tras la conquista. También fue la primera en impartir archivología y bibliotecología, al inicio juntas y después por separado. Desde ahí se trato de extender la carrera al resto de América, con éxito en Uruguay y casi todo Brasil, pero en Argentina, solo se imparte en la Universidad Nacional de Córdoba.

Con referencia a la legislación sobre Patrimonio Documental, explicó que Argentina es una república Federal, lo que supone mucha legislación: Leyes Nacionales, Provinciales, municipales, y Cartas Magnas Nacionales y Provinciales. En la Constitución se habla de Patrimonio tangible e intangible, pero de forma vaga, ya que el Patrimonio Documental no aparece reflejado. El resto de legislación es similar. Solo dos constituciones, la de Tierra de Fuego y Santa Cruz hablan concretamente de Patrimonio Documental, aunque con una definición poco clara.

A este problema se añade el que Argentina, al igual que EE.EE. e R.U. no está adherida a la legislación internacional de Patrimonio Documental de la UNESCO. Aunque en el caso de Argentina fue debido a la convulsión política. Esta problemática se hace patente en casos como el del ladrón de la BN española que huyó a Argentina y no se puede perseguir.

Sin embargo, señaló Rufeil, si que existe una preocupación por el asunto del Patrimonio Documental, ya que es un bien que solo se tiene en préstamo, pues pertenece las generaciones posteriores y por tanto les debemos su conservación. Un primer paso que se dio para su conservación fue la creación del Archivo General de la Nación, en el que se recoge toda la documentación relativa al Virreinato de Río de la Plata. Documentación esta que se cede a la UNESCO para que lo cuelgue en su web como parte del Patrimonio de la Humanidad. Un segundo paso fue pasar, igualmente, toda la Herencia documental de los Derechos Humanos durante el período 1976-1983 - Archivos para la verdad, justicia y recuerdo en la represión contra el terrorismo de Estado, para que pasara a formar parte del programa Memoria del Mundo de la UNESCO, al que los países interesados envían documentación cada dos años.

Otro problema añadido del Patrimonio Documental Argentino es que cada provincia tiene en sus archivos los documentos fundacionales y no están en el archivo nacional. Es decir, no se puede inventariar todo, excepto cuando las provincias piden ayuda para catalogar. Sin embargo, se conservan todos, excepto los de Santiago del Estero y Tucumán por desastres naturales. También se está intentando digitalizar todos los fondos de la época colonial de los archivos, aunque hay resistencias por parte de algunos directores de archivos. Para evitar estos problemas, se está tratando de legislar el que los cargos de director sean políticos, pero que los de vice-director sean profesionales, al objeto de evitar que el acceso a los documentos sufran los avatares de los cambios políticos.

Asimismo añade, que se ha trabajado con Los Archivos de Simancas y Sevilla para completar series documentales. Y también que como la Universidad Nacional de Córdoba la fundaron los jesuitas tiene también un magnifico archivo histórico que junto con los de las provincias y el de la nación conforman el Patrimonio Documental de Argentina.

Otro documentaciones interesantes que conforma el Patrimonio Documental son las referentes a la inmigración. Con la Constitución del año 1853, se crea el estado federal, y en ella no se recoge el ius sanguini, sino el ius soli, i.e. el que nace en Argentina es argentino. Así pues, se piden pobladores para levantar el país despoblado que queda tras las reducciones de territorio y las guerras. Esto conlleva un gran volumen de documentación: libros registro de inmigrantes, libros de subsidios del estado, la documentación de las organizaciones de socorro mutuo, etc. También se ha investigado la documentación sobre la importante llegada de alemanes después de la segunda guerra mundial, y que se concentraron principalmente en la provincia de Córdoba.

Otro tema sobre el que se trató, con gran intervención por parte de los presentes, fue el de la destrucción de documentación durante el régimen militar. Se señaló que también es una labor importante el reconstruir los archivos de las universidades, para reconstruir la historia reciente. Se puso como ejemplo el que aunque los expedientes de alumnos hayan desaparecido, en las planillas de examen todavía figuran los nombres de todos los alumnos. También se señalo el dilema ético de algunos archiveros que tuvieron que destruir documentación para salvar a las personas: éticamente antes son las personas que los documentos.

Se termino debatiendo sobre los archivos de personalidades con diversos cargos y a donde deberían ir una vez cesa en el cargo. Se señalo que hay que discernir lo privado de lo público, pero que en esto último hay veces que se plantean problemas de propiedad del deposito de según que fondos.

Por último recomendar un interesante artículo de Marta Rufeil: El papel estratégico del archivista en las instituciones públicas y Privadas.

2 comentarios:

rosacalsi dijo...

Muy bien por la presentación

Marti Umlaut dijo...

gracias, gracias